sábado, 9 de enero de 2010


Te lo advierto. Voy arrastrando montones de cosas, a cada cual peor. ¡Es horroroso! Así que no sigas pinchándome, o me echaré a llorar aquí mismo. Y, si empiezo, no pararé en toda la noche. Ahora ya lo sabes. Y yo, cuando lloro, lloro como una posesa, sin importarme quién esté a mi lado.







Tokio blues, Haruki Murakami.

1 comentario:

elena ortiz. dijo...

entonces un grito de amor desde el centro de la tierra no?? tenia muchas ganas de leer ese libro. pero si tu me dices que no igual me lo pienso...