lunes, 12 de octubre de 2009



Enamorarse de alguien implica pensar primero en el otro. Si yo sólo tuviera un poco de comida, querría dártela a ti. Si tuviera muy poco dinero, antes que comprarme algo que me gustara a mí, te lo compraría a ti. Y, sólo con que tú me dijeras que esdtaba bueno, ya se me quitaría el hambre y, si tú estuvieras contenta, también lo estaría yo. El amor es esto. ¿Crees que hay algo más importante que eso? A mí no se me ocurre ninguna otra cosa. Las personas que encuentran dentro de sí mismas la facultad de enamorarse hacen un descubrimiento más importante que los que han ganado el Premio Nobel. Y si no se da cuenta, o si no quiere darse cuenta, el ser humano es mejor que se extinga. Que haya una colisión con un planeta, o algo por el estilo, y que desparezca pronto...




Un grito de amor desde el centro del mundo, Kyoichi Katayama. Excesivo pastelismo.

3 comentarios:

AntWaters Daza dijo...

Pero pasteles de los gordod gordos, de esos que piensas no puede ser que tenga más dulce dentro, y oyessí jajaja. Ese libro lo dejas en un banco y se llena de moscas, qué horror.

A todo esto siento que ya viene el asteroide

Abrazos de mosca

icHiGo. perO no sOy friKi dijo...

es el mismo escritor de un libro llamado: el parajo qe le da cuerda al mundo ¿¿¿???

creo qe ya habia oido su nombre
espero conseguirme el libro, se oye interesante =)

te dejo mi blog por si kieres pasar:

http://solofueunavez.blogspot.com

bienvenida

y por cierto, me gusto este blog y el otro. mas este que el otro, pero los dos son bonitos

bye!!!

Bally y.. dijo...

Que caca de libro
de princpio a fin.