martes, 2 de diciembre de 2008

Entre las piernas

Joaquin Oristrell tiene una gran capacidad de evocar imágenes, posiblemente mayor que muchos autores de renombre. Es curioso leer una novela escrita por un guionista sin ninguna pretensión de convertirla en un guión y que luego ésta acabe siendo una película mil veces más famosa que el propio libro. Aquí dejo un cachito_


Dio la vuelta y recuperó el rostro de ella. Entendió que, más que follar, iban a suicidarse. No le importó. No hubo ninguna violencia, ni urgencia, ni mucho menos ansiedad. Sólo calma en medio del caos. Una cura de amor en pleno campo de batalla. Díficil calcular cuanto duró.


Entre las piernas, Joaquin Oristrell.

5 comentarios:

Jorx dijo...

el primer capitulo
no te digo más...

Jorx dijo...

quise decir: palote en el primer capitulo


que blog quiere censurarme

Melodìas vibradoras dijo...

Veo que te gusta mucho la literatura que lindo (:
que andes genial!

Un estertor dijo...

Vaya un pervertido.
Me cae bien. Jajaja.

Bueno, un saludo.

Melodìas vibradoras dijo...

Ahhahah, eso no es pervertido ¬¬